Una nueva tanda de aranceles por valor de 200.000 millones de dólares impuestos por EE. UU. a China entró en vigor hoy (24.09.2018) y amenaza con aumentar aún más la guerra comercial entre ambas potencias.

Hace una semana, el presidente de EE. UU., Donald Trump, ordenó la imposición de estos aranceles, del 10 % por valor de 200.000 millones de dólares a productos chinos. Trump introdujo estas barreras comerciales como parte de su lucha en contra de las políticas tecnológicas de China, país que se ha negado a ralentizar sus desarrollos impulsados por el Estado en robótica y otras industrias tecnológicas a pesar de las presiones estadounidenses.

Las medidas de EE.UU. corresponden a aranceles sobre casi 6.000 ítems que van desde bienes de consumo hasta alimentos, con una tasa del 10 % que a partir del próximo año aumentará al 25 %. Entretanto, las contramedidas chinas abarcan desde aviones pequeños, computadoras y textiles hasta productos químicos, carne y vino.

En concreto, más de 3.500 productos estadounidenses se ven ahora sujetos a un arancel adicional del 10 %, mientras que otros 1.600 ítems se gravan con un adicional de 5 %, de acuerdo a la Administración General de Aduanas china.

Además, Pekín ha cancelado el viaje previsto para esta semana de una delegación china a EE.UU. para participar en una nueva ronda de negociaciones con el objetivo de buscar una salida a la guerra comercial, informó el sábado el diario independiente South China Morning Post.

Asimismo, el Gobierno chino publicó hoy un informe sobre sus tensiones comerciales con Estados Unidos. El voluminoso informe subraya que la política de “América primero”, abanderada por el presidente estadounidense Donald Trump desde su llegada al poder en 2017, “ha abandonado las normas fundamentales del respeto mutuo y las consultas igualitarias que guían las relaciones internacionales”.

Según condena el gigante asiático, EE.UU. “intimida a otros países a través de medidas económicas como la imposición de aranceles” y, en este caso, intenta imponer a China “sus propios intereses […]a través de presiones extremas”.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, en el Gran Salón del Pueblo en Pekín, China, el 14 de junio de 2018 (Foto Reuters)

“La guerra comercial por parte de China contra EE.UU. ha durado años” afirmó el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, en una entrevista concedida al canal Fox News este domingo. “La diferencia en esta Administración es que, en la medida en que uno quiera llamarlo una guerra comercial, estamos determinados a ganarla”, concluyó Pompeo precisando que Trump seguirá presionando a China con aranceles para obtener el resultado deseado.

Jack Ma, uno de los empresarios más influyentes de China, advirtió que la guerra comercial entre Estados Unidos y la potencia asiática podría durar hasta 20 años.

Jack Ma, el fundador de Alibaba y uno de los empresarios más influyentes de China

“Será un desastre” para todas las partes involucradas, dijo la semana pasada el cofundador de Alibaba durante una conferencia anual con inversionistas.

Ma afirmó que el impacto de la disputa será negativo e inmediato y vaticinó que empresas chinas trasladarán su producción a otros países en el medio plazo para evitar los aranceles.

“Se puede ganar una batalla, pero perder la guerra”, agregó el empresario chino.

 

Fuente: Deutche Welle, Russia Today, BBC Mundo