Una paisaje no apto para aracnofóbicos. El lago Aitoliko, en la zona oeste de Grecia, ha aparecido cubierto por una enorme telaraña de 300 metros de largo.

Esta escena que parece sacada de una película de terror tiene su explicación, los especialistas aseguraran que se debe a las condiciones climáticas y descartan riesgo para los humanos ni para la flora ni fauna. Se trataría de un fenómeno estacional, causado por las arañas Tetragnatha, que suelen construir grandes nidos en sus épocas de apareamiento.

En declaraciones a BBC News, Maria Chatzaki, profesora de biología molecular y genética de la Universidad Demócrito de Tracia, en Grecia, comenta el cúmulo de condiciones que se ha dado para este fenómeno, “Es como si las arañas se estuvieran aprovechando de estas condiciones y estuvieran teniendo una especie de fiesta. Se aparean, se reproducen y crean una generación completamente nueva”…”Las arañas Tetragnatha son de un tamaño muy pequeño pero son capaces de hacer tejidos muy extensos”.

La bióloga añade que “Este fenómenos ha surgido por una explosión demográfica de esta especie de insecto”…”Debajo del velo, de la telaraña, hay un gran número de arañas macho y hembra que se aparean”, concluye esta teoría diciendo que “Las arañas harán su fiesta y morirán pronto.

Los Lugareños aseguran que este fenómeno suele ocurrir cada tres o cinco años a principios del otoño