Les proponemos un viaje a un paraíso natural, a un oasis enclavado en el desierto costero del Pacifico, a cinco km al oeste de la ciudad peruana de Ica. En el centro del pueblo se encuentra la laguna de Huacachina, circundada por palmeras, eucaliptos y la especie de algarrobo conocida como huarango, donde descansan las aves migratorias que pasan por este paraíso. Las aguas de este lago tiene un color verdoso que surgió debido al afloramiento de corrientes subterráneas y se cree que poseen propiedades terapéuticas.

La ribera de la laguna está repleta de bares y discotecas. Los buggies transitan por las altas y onduladas dunas que rodean el pueblo y es un conocido destino para practicar sandboarding.

Todo ello hace de Huacachina uno de los lugares más bellos y visitados de la costa peruana.