El país recibió un espaldarazo que abre la puerta para volver a participar de pleno en el deporte internacional. La agencia estadounidense lo calificó como un “revés catastrófico”.

Una luz al final del túnel aparece para Rusia. Ese camino oscuro incluye un veto a sus atletas en los Juegos Olímpicos de Rio 2016 y una exclusión en la cita de invierno en Pyeongchang a comienzos de año en Corea del Sur.

La Agencia Mundial Antidopaje decidió este jueves rehabilitar a la Agencia Antidopaje de Rusia (RUSADA) tras tres años suspendida a raíz de las acusaciones de dopaje de Estado en Rusia.

Craig Reedie, presidente de la AMA, ha sido el encargado de anunciar dicha readmisión, confirmando que la decisión ha sido respaldada por la gran mayoría de los miembros del consejo ejecutivo.

Craig Reedie, el presidente de la AMA

La AMA condiciona el ingreso de Rusia a que en el futuro pueda acceder al laboratorio de Moscú que fue el epicentro del escándalo que desembocó en la expulsión. De lo contrario la suspensión podría volver.

Dicha trama ocurrió entre los años 2011 y 2015 y tuvo como punto álgido los Juegos Olímpicos de Invierno en 2014. Un informe de la AMA definió la estructura como un dopaje de Estado que se hizo de manera sistemática. El caso fue llevado a la pantalla grande en el documental Ícaro, ganador del Oscar este año.

La viceprimera ministra rusa encargada de los Deportes, Olga Golodets, celebró el levantamiento de la suspensión asegurando que es el fruto de un “enorme trabajo” realizado estos últimos años en la lucha contra el dopaje.

“Celebramos la decisión de la AMA. Rusia confirma su apego a los principios de un deporte limpio. Estos últimos años, un enorme trabajo fue realizado en Rusia para crear condiciones transparentes y claras” de lucha contra el dopaje, declaró.

“Es un primer paso, el importante” dijo Yuri Ganus, director de la RUSADA. “La mayoría del trabajo está todavía por delante y todo eso dependerá primero de cómo Rusia siga los requerimientos de la hoja de ruta”, afirmó en una comparecencia en Moscú.

Yuri Ganus, presidente de la RUSADA

 

Una de las voces más duras en contra de la reinstauración de Rusia llegó desde Estados Unidos. Travis Tygart, director ejecutivo de la Agencia Antidopaje de esa nación (USADA), calificó la noticia como “un revés catastrófico”. Y es que muchas han sido las críticas a la agencia rusa.

Moscú aún no ha aceptado plenamente su participación en la trama de dopaje ni ha permitido acceso todavía al laboratorio señalado.

El incumplimiento de esas dos últimas condiciones son las que le impiden a Rusia, de momento, regresar a la Federación Internacional de Atletismo, el deporte rey del olimpismo.

Desde este organismo recordaron que ellos cuentan con sus propios criterios para reintegrar a una federación y el levantamiento de la suspensión por parte de la WADA era una de las condiciones. También dijeron que en diciembre habrá una decisión sobre el caso ruso.

Fuentes: El Mundo, Euronews, France24

Sede de la Agencia Antidopaje de Rusia (RUSADA) en Moscú