Tres de cada cuatro japoneses rechazan la firma de un tratado de paz con Rusia sin que se resuelva primero la disputa territorial de las islas Kuriles, o “territorios del norte” para Tokio, según una encuesta divulgada por el diario Yomiuri.

Un 75% de los entrevistados apoyan la postura del Gobierno japonés, que condiciona la suscripción del acuerdo a la resolución del contencioso, frente al 14% que aceptan el planteamiento del líder ruso, Vladímir Putin, quien sugiere firmar el tratado de paz sin condiciones previas reflejando en el texto que las dos partes aspiran a solucionar su disputa territorial.

De acuerdo con otra encuesta, publicada por el periódico Nikkei, el 66% de los japoneses se pronuncian por suscribir el tratado después de zanjar el contencioso, el 19% admiten la posibilidad de firmarlo antes y otro 6% califican el acuerdo como prescindible.

Las islas Kuriles, en disputa entre Japón y Rusia

El conflicto de las islas Kuriles (es el conflicto territorial que enfrenta a Rusia y Japón por la soberanía de las cuatro islas más meridionales pertenecientes a dicho archipiélago. El avance de los imperios ruso y japonés chocó en las islas. Por el tratado de Shimoda (1855) entre Rusia y Japón se estableció la frontera entre las islas de Iturup y Urup; pero luego (tratado de San Petersburgo de 1875) Rusia cedía todas las Kuriles a cambio de los derechos japoneses sobre Sajalín. Tras la Segunda Guerra Mundial, con la derrota de Japón, la Unión Soviética ocupó todas las islas, anexionándoselas de acuerdo con el tratado de San Francisco, y quedando incluidas en el óblast de Sajalín; pero Japón las denomina Territorios del Norte (北方領土 Hoppō Ryōdo) y las considera propias, porque dice que en tratado de San Francisco Japón devolvía territorios que antes habían pertenecido a Rusia, pero las islas del sur nunca antes habían sido rusas.

Según las fuentes rusas, el gobierno japonés gasta unos 850 000 000 de yenes al año en propaganda sobre el conflicto.

En el plenario del Foro Económico Oriental, que se celebró del 11 al 13 de septiembre en la ciudad rusa de Vladivostok, Putin afirmó que «hace 70 años que estamos dialogando» Rusia y Japón para cerrar el tratado. El primer ministro nipón, Shinzo Abe, propuso «cambiar el enfoque» para suscribirlo finalmente. «Hagámoslo. Tuve ahora mismo una idea muy simple: firmemos el tratado de paz. No ahora, pero sí antes de fin de año, sin condiciones previas de ningún tipo», afirmó Putin. «Y entonces, en base a ese tratado y como amigos podremos seguir discutiendo todas nuestras disputas. Esto debería hacer todo más fácil», subrayó el mandatario ruso.

La disputa continúa en debate: Japón quiere la soberanía japonesa a cambio de paz y término al conflicto, ofreciendo también ayuda económica a Rusia. Los tratados de paz no han quedado cerrados y el conflicto continúa.

Fuentes: Sputnik News, ABC, Wikipedia