El sur de China sufre la embestida del tifón responsable de la muerte de al menos 59 personas a su paso por Filipinas. Alrededor de 20.000 hogares se quedan sin electricidad en Hong Kong.

NOEL CELIS AFP

Una mujer camina por una calle inundada después del Súper Tifón Mangkhut en Calumpit, Bulacan (Filipinas).

 Lam Yik Fei Getty Images

Trabajadores retiran andamios destruidos tras el paso del tifón Mangkhut por las calles de Hong Kong (China), el 17 de septiembre de 2018.

 JEROME FAVRE EPA

Policías rescatan a un niño de una calle inundada en Lei Yu Mun durante el paso del tifón Mangkhut en Hong Kong (China), el 16 de septiembre.

 Bullit Marquez AP

Un agente de tráfico impide el paso a vehículos por una calle inundada en Filipinas, el 15 de septiembre.

Una mujer camina por una ruta en bicicleta destruida por el tifón Mangkhut en el distrito Tseung Kwan O (Hong Kong).

Una vista general muestra un edificio comercial en el puerto cuyas ventanas fueron voladas el día anterior durante el tifón Mangkhut en Hong Kong (Hong Kong).

Un niño monta en bicicleta por una ruta destruida por el tifón Mangkhut, en el distrito Tseung Kwan O (Hong Kong).

Los voluntarios intentan reparar el camino ciclista roto en el distrito Tseung Kwan O .


Según los últimos datos recopilados por la Policía Nacional filipina, se han confirmado 59 fallecidos, 16 desaparecidos y 47 heridos a causa del tifón, bautizado Ompong en Filipinas. En la imagen, residentes de la localidad filipina de Itogon cruzan una carretera dañada, el 16 de septiembre.

 ANTHONY WALLACE AFP

Taxi abandonado en una calle inundada de Hong Kong, el 16 de septiembre.

STRINGER REUTERS

Destrozos causados tras el paso del tifón Mangkhut en Hong Kong (China), el 17 de septiembre de 2018.

 ISAAC LAWRENCE AFP

Agentes de policía limpian una calle en Macao (China), el 17 de septiembre de 2018.

 ISAAC LAWRENCE AFP

Casi 1.000 vuelos se cancelaron o sufrieron retrasos, en Hong Kong, a cerca de 100.000 pasajeros y las calles de una de las ciudades con mayor densidad de población del planeta quedaron casi desiertas. Suspendidos los servicios de metro ligero y autobuses, el único medio de transporte que funcionó con más o menos normalidad fue el metro, aunque con muy pocas frecuencias. En la imagen, personal de rescate caminan por una calle inundada en Macao (China).

Destrozos causados en el paseo marítimo de Hong Kong tras el paso del tifón Mangkhut, el 17 de septiembre de 2018.

Un minero trabaja retirando piedras tras el derrumbe de una mina en Itogon (Filipinas), el 17 de septiembre de 2018.

Un residente de la ciudad filipina de Tuguegarao camina junto a una cancha de baloncesto dañada por tifón, el 15 de septiembre.

Los primeros en recibir el golpe fueron los habitantes del norte de la isla filipina de Luzón, donde Mangkhut dejó un rastro de destrucción por una zona mayoritariamente agrícola y causó inundaciones y corrimientos de tierra que anegaron las cosechas. Más de 150.000 personas tuvieron que abandonar sus hogares en una región habitada por unos cinco millones. En la imagen, viviendas destruidas en la localidad filipina de Gattaran, el16 de septiembre.

Pese a que la ciudad ya se había preparado para lo peor, las imágenes de grúas cayéndose y del agua entrando en los restaurantes de la costa, donde el nivel del mar subió más de tres metros, ilustraban la magnitud de un fenómeno que ha paralizado la ciudad casi por completo. En la imagen, dos jóvenes se protegen del aire en Shenzhen (China), el 16 de septiembre.

Un árbol caído tras el paso del tifón Mangkhut en Hong Kong (China), el 17 de septiembre de 2018.

Fuentes.