Si el pasado lunes os comentábamos el efusivo recibimiento del actor Ryan Gosling en San Sebastian (https://eulixe.com/2018/09/ryan-gosling-protagonista-del-dia-en-el-festival-de-san-sebastian/), el del actor británico Robert Pattinson, conocido principalmente por la saga Crepúsculo, no ha sido del todo bueno. Bajo una gorra que cubría su cabeza y gafas de sol, el intérprete salió del coche y haciendo caso omiso a los fans allí reunidos entro al hotel rapidamente. La reacción de sus seguidores tras unos segundos de silencio e incredulidad fue el de un sonoro abucheo.

Pero el actor ha tomado nota y esta mañana se le ha visto mas accesible.

 

https://twitter.com/getoffmyrk/status/1045249937032785920

Y es que el actor está de enhorabuena porque llega al festival a presentar su nueva película High Life, una cinta que los que ya han podido verla alaban con buenas críticas y que compite por la Concha de Oro en la Sección Oficial del Zinemaldia. Dirigida por Claire Denis, Pattinson comparte protagonismo con Juliette Binoche y Mia Goth.

High Life es una historia de ciencia-ficción ubicada en el espacio profundo, donde Monte (Robert Pattinson) y su hija Willow viven juntos en una nave espacial, completamente aislados.

Monte tuvo a su hija contra su voluntad. Su esperma se usó para inseminar a Boyse, la joven que dio a luz a la niña. Formaban parte de un experimento realizado con un grupo de prisioneros: convictos espaciales, presos en el corredor de la muerte. Conejillos de indias enviados en una misión al agujero negro más cercano a la Tierra. Ahora solo quedan Monte y Willow.