Cambiamos de vuelo, si ha principios de siglo cogíamos el Oceanic 815 Airlines de Sydney a Los Ángeles y aterrizábamos en una misteriosa isla, ahora pillamos el de Montego Air 828 de Jamaica a Nueva York. Esta vez si que llegamos a nuestro destino tras unas extrañas turbulencias, eso si, lo hacemos 5 años después. Con esta inquietante premisa arranca esta nueva serie.

Desde el controvertido final de Lost, cada año han proliferado series con amplios repartos y misterios high concept con la esperanza de poder reproducir el fenómeno de la serie de ABC, sin éxito en la gran mayoría de los casos.

Ahora esta nueva serie de HBO busca coronarse como la nueva Lost, la serie que revolucionó el universo seriefilo.