Los deportistas suelen quemar una cantidad bastante elevada de calorías diarias. Por lo que recuperarlas puede ser perjudicial si el atleta decide hacerlo en un buffet libre, más aún si es de Sushi.

Jaroslav Bobrowski, un triatleta alemán que también compite en Ironman, ha sido vetado del restaurante de buffet libre Running Sushi en Landshut (Bavaria). ¿El motivo?  Bobrowski siguió al pie de la letra lo que el buffet libre significaba y llegó a comerse más de 100 platos (con dos o tres piezas de sushi en cada uno de ellos) aprovechando una oferta de poder comer sin límite por 15,90 euros.

El ahora triatleta, y antes culturista, trabaja como ingeniero de software y sigue una dieta extrema en la que no come durante 20 horas y luego come hasta saciarse.

“Ha comido por cinco personas… ¡esto no es normal!”, se excusó el dueño del restaurante, añadiendo “Ni yo puedo comer más de 13 platos, sin embargo este hombre comía cinco o siete platos a la vez.”

Bobrowski fue a la caja con la intención de dar propina, pero el camarero no quiso aceptarlo. El dueño del restaurante le dijo personalmente que no se le permitiría comer allí de ahora en adelante debido a su apetito anormal.