¡Ni olvido ni perdón!

Barcelona, con motivo del aniversario del referéndum de autodeterminación de Cataluña, se convirtió este sábado, 29 de septiembre, en el escenario de protestas masivas contra el fascismo español y el unitarismo. La manifestaciones, en un principio conmemorativas, estallaron en  disturbios.

Los manifestantes reivindican el referéndum del 1-O. | Jon Nazca / Reuters

Decenas de independentistas se concentran en la Plaza Sant Jaume para evitar que policías nacionales y guardias civiles se manifiesten. | Jon Nazca / Reuters

Los independentistas ocuparon la noche de este viernes la plaza de Sant Jaume, que aloja la Generalitat y el ayuntamiento de Barcelona. Los concentrados pasaron la noche a la intemperie para evitar que los constitucionalistas pudieran entrar a la céntrica plaza barcelonesa, lanzando proclamas contra los agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. El tópico más caraceristico consistió  en modificar el nombre de la asociación que agrupa a policías y guardias civiles y que se llama JUSAPOL para pasarla a nombrar “Xusmapol” (“Chusma-pol”).

La manifestación de los constitucionalistas respaldada por Jusapol finalmente pudo recorrer las calles de Barcelona.

Unos 1.800 policías y guardias civiles, convocados por la asociación Jusapol se han concentrado en el centro de Barcelona, según datos del ayuntamiento de la capital catalana.-EFE/Enric Fontcuberta.

Los Mossos separan a los policías nacionales y guardias civiles de los independentistas para evitar enfrentamientos. | Europa Press

En respuesta a los intentos de la policía de cortarle el paso a la multitud los independentistas arremetieron contra los agentes y los constitucionalistas con pinturas de colores acabando por desencadenar una pelea colectiva.

Los manifestantes por la independencia de Catalunya lanzan pintura contra la policía autonómica. | Reuters

La policía acabó allanando a los activistas dejando varias decenas de heridos y produciendo alrededor de una docena de detenciones.

Infiltrados captados

En un momento determinado las cámaras captaron la supuesta agresión de un independentista contra uno de los agentes. Revisando las imágenes  todo indica que se trata de un infiltrado de los mismos agentes intentando manchar la imagen del independentismo.

En la serie de imágenes que ha colgado un usuario de Twitter se puede ver como en la manifestación independentista había algunos policías infiltrados que ya antes de la concentración se habían dejado ver hablando con agentes de policía. Más adelante se puede apreciar al mismo individuo vestido de independentista con unos auriculares y una mochila muy sospechosos.

En la tercera imagen es cuando se puede ver la imagen del presunto agresor independentista que también lleva una mochila, gafas de sol y auriculares.

En la cuarta foto se le puede ver junto al que minutos más tarde será el agente agredido y en la quinta aparece una cámara que graba al detalle todo lo que está pasando.

La imagen final es el momento en que el infiltrado ataca a su presunto compañero dándole unos cuantos puñetazos.

Estas imágenes hacen pensar que se trata de un ataque de falsa bandera gestado desde el Estado español para dar la imagen de violencia que buscaban tanto los medios de información españoles.

Fuentes: XCataluña, Svaboda.org, OKdiario, Público.es, Livejournal