Beppu es una ciudad balneario escondida en el interior de un valle de Japón en la isla de Kyushu. Allí, en sus alrededores se encuentran muchas fuentes termales, perfectas para residentes y turistas dispuestos ha encontrar allí los secretos de la longevidad nipona.

 

Abierta por un lado al mar y unida por el otro a los montes de Tsurumi y Yufu, Beppu se ha convertido en una ciudad onsen (Ritual termal de Japón mas ligado a la socialización de amigos y familia que a la relajación) y concentra en un solo espacio decenas de estos baños, ryokan (alojamientos tradicionales japoneses), museos, galerías de arte y una amplia variedad de restaurantes.

Entre sus fuentes termales destaca el estanque sangriento. Se ha convertido en uno de los más gente atrae por sus aguas de un color intenso rojo a causa de la alta concentración de hierro. El estanque se usa solo para tomar fotografías y contemplar la vitalidad de sus aguas.

Son simplemente pozos volcánicos con agua a altísimas temperaturas (de entre 50 y 99,5 ºC) que, aunque no están habilitados para el baño, cuentan con otros espacios para la relajación, como un spa para los pies o de arena.

Un estanque sangriento vinculado a muchas leyendas, según la traducción del idioma japonés, su nombre significa “infierno”.

Fuentes: Steemit, LaVanguardia