Cerebros conectados que colaboran entre sí para solucionar diferentes tipos de problemas. Parece un argumento de una película de ciencia ficción o un capítulo de Black Mirror, pero no, es una realidad gracias al trabajo de varios investigadores de las universidades de Washington y Carnegie Mellon. Desarrollan esta interfaz que combina la electroencefalografía (EEG) para registrar las señales cerebrales y la estimulación magnética transcraneal (TMS) para entregar información no invasiva al cerebro.

Sus creadores dicen que eventualmente BrainNet podría usarse para conectar muchas mentes diferentes, incluso a través de la internet y enseñarnos más sobre cómo funciona el cerebro humano en un nivel más profundo.
“Presentamos BrainNet que, a nuestro entender, es la primera interfaz no invasiva de cerebro a cerebro de varias personas para la resolución de problemas en colaboración”
Uno de los videojuegos más influyentes de la historia acaba de ser testigo de esta revolucionaria, técnica se trata del Tetris, El experimento, ha conseguido conectar hasta tres cerebros mediante técnicas no invasivas. Todo ello gracias a la instalación de aparatos de electroencefalogramas (EEG), que registraban los impulsos eléctricos de cada jugador junto a la estimulación magnética transcraneal (EMT). Según explican, los electroencefalogramas registran la actividad eléctrica producida por el cerebro, mientras que la estimulación magnética transcraneal transmite dicha información al cerebro.
Los involucrados estaban separados en distintas habitaciones, resolviendo en grupo y sin comunicación alguna, un juego muy similar al TetrisBrainNet ha logrado una tasa de acierto superior al 80% gracias a la comunicación telepática, demostrando la efectividad del sistema.
Fuentes: Nmas1, Vandal