Ayer se presentó en el Puerto de Santa María (Cádiz), en la planta de la multinacional de origen gaditano Carbures, la primera cápsula a tamaño real de este tren que pretende alcanzar los 1236 kilómetros por hora. Pudiendo ir, por ejemplo, de Cádiz a Barcelona en tan solo una hora. Una proeza ideada por Elon Musk y en la que ahora tres compañías internacionales, Hyperloop Transportation Technologies (HTT), Virgin Hyperloop One y TransPod, entran en competición por demostrar que, en 2020, será viable transportar pasajeros en un tren que viaja en un tubo en vacío parcial.

La primera cápsula, bautizada como “Quintero One” está hecha en un 85 por ciento de material compuesto, el HyperloppTTs VibraniumTM, mide 32 metros de largo, pesa cinco toneladas, y para construirla, Airtificial (empresa de inteligencia artificial producto de la fusión, este verano, entre la multinacional española Carbures e Inypsa) ha invertido 21.000 horas de ingeniería y 5.000 horas para montar hasta 82 paneles de fibra de carbono, 72 sensores (que harán posible monitorear en tiempo real cada detalle de su funcionamiento) y 7.200 metros cuadrados de fibra. Todo ello va ensamblado con 75.000 remaches.

“Que esté fabricada en un 85 por ciento de fibra de carbono significa menos consumo energético y menos dióxido de carbono a la atmósfera”, explica el presidente de Airtificial, el gaditano Rafael Contreras.

Por su parte, Dirk Ahlborn consejero delegado de Hyperloop Transportation Technologies (HTT) ha asegurado que en tres años el primer tren Hyperloop estará listo para subir a bordo a viajeros y que en cinco podrá estar listo para ser una realidad comercial.

De momento esta primera cápsula viajará en los próximos días a la ciudad francesa para iniciar las pioneras pruebas en tubos de carbono que también está fabricando Airtificial.

Fuentes: El Economista, El País, El Mundo