Algunas firmas curiosearon con esta modalidad ya hace años, pero en los últimos meses están proliferando perfiles virtuales, con intención de influir en el mercado con su virtual vida en su virtual mundo pero interactuando con sus seguidores, que son cada vez más y son muy reales, representando todo un negocio en Instagram.

Avatares generados digitalmente y con un realismo perturbador. Las cuentas que los administran se han empeñado en crear la ilusión de realidad haciéndolos interactuar con fotos reales, cuidando meticulosamente elementos como la iluminación y las sombras. Con esto modelo de marketing ya se atreven firmas como Prada, en la última Milan Fashion Week recurrió a la considerada primera it girl virtual, Lil Miquela, para lucir sus prendas. La joven virtual subió una serie de gifs a su Instagram Stories en los que promocionaba la colección de otoño de esta vanguardista firma.

Ella ha sido el primer avatar en abrirse un hueco en este mundillo. El misterio la rodea, no se sabe quién la ha creado. En su cuenta descubrimos que esta influencer virtual es hispano-brasileña afincada en Los Ángeles, posa como si fuera una modelo real con un aspecto muy juvenil y con un look muy urbano.

Una joven comprometida con varias causas sociales, es defensora del movimiento de apoyo a las personas afroamericanas Black Live Matter, del programa DACA que protege a los conocidos como ‘dreamers’ y de los derechos de las personas transgénero. En su cuenta todo parece de verdad (fotos en viajes, con amigos, en Coachella…) excepto ella misma. La siguen más de un millón 400 mil seguidores en Instagram. Ademas de Prada, ha colaborado con Moncler, Diesel y Adidas, entre otras.

Aparte de modelo virtual, la chica también destaca como cantante con una dulce voz artificial. El pasado agosto, triunfó con el tema ‘Not Mine’, que alcanzó el puesto número ocho en la lista Spotify Viral.

Pero no es la única influencer virtual, a la pionera le ha salido competencia, rubia, ojos azules, media melena perfecta…se llama Bermuda y cuenta ya con más de 100 mil seguidores en redes sociales.

Su estilo es también urbano, pero con un toque un poco más pijo. En su lanzamiento como it girl se produjo una especie de pique virtual entre las modelos digitales, una especie de montaje de prensa rosa para darle vidilla al asunto ya que ahora también aparecen juntas en sus cuentas de instagram.

Si las dos anteriores representan a un tipo de chica interesadas por la moda, en este caso es toda una profesional. Shudu presume en su cuenta de Instagram de ser la primera supermodelo digital del mundo. Lejos de la cifra de seguidores de Miquela, con solo cerca de cien mil, este bello avatar de piel negra parece muy real en casi todas las fotos. En este caso sí se conoce a su creador, es un joven fotógrafo británico de moda llamado James Cameron-Wilson.

Su popularidad la alcanzó cuando la firma de maquillaje de Rihanna, Fenty Beauty la contrató para una campaña. Subieron la foto a Instagram (sin saberlo la cantante). Muchos cayeron fascinados ante la belleza de la modelo, pero all conocer que se trataba de una modelo virtual algunos criticaron la iniciativa del fotógrafo por considerar que quitaba el trabajo a las mujeres de esta raza de carne y hueso.

Acabamos con un guiño para los gamers, la icónica heroína de Final Fantasy Lightning, también tuvo su momento como influencer de Instagram cuando apareció como protagonista de la campaña para los accesorios SERIES 4 de Louis Vuitton.

Fuentes: unocero, instyle, vanitatis