El tráfico de cocaína crea un mercado ilícito que los grupos de crimen organizado  han desarrollado  desde hace más de cincuenta años. Desde finales de los años 70 hasta hoy en día se ha convertido en el mercado ilícito más importante para los grupos criminales no sólo por el volumen de producto traficado sino también por el número de consumidores que lo demanda. Evidentemente, la venta de la cocaína  genera beneficios exorbitantes para las organizaciones criminales y crea un escalofriante volumen de dinero ilegal que se blanquea en todo el mundo. Según Europol, el 35% de los 5.000 grupos que han actuado en la UE en 2017 se dedican al narcotráfico. También en los países latinoamericanos este tráfico ha sido, con diferencia, la principal actividad de los grupos de crimen organizado. Sin embargo, hace unos años algunos grupos criminales han comenzado a diversificar sus actividades ilícitas.

 

Las principales rutas de distribución de la cocaína

Por otro lado, hay tendencias que dan esperanza. De acuerdo con el Reporte Mundial sobre Drogas 2016 elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas en contra de la Droga y el Delito (UNODC), el tráfico de cocaína en el mundo está en declive. El cultivo de la hoja de coca a nivel global ha disminuido en un 40% entre los años 2000 y 2014. Al mismo tiempo, la producción de cocaína se ha reducido entre un 10 y 14% en el mismo periodo de tiempo.

 

Fuentes: Tercera Vía, Andrea Giménez-Salinas Framis, Telegram