Una pizza no apta para todos los bolsillos, cuesta nada menos que 8.300 euros. El autor de esta pizza de lujo, bautizada como Louis XII en honor al coñac utilizado para su elaboración, es el chef Renato Viola, se elabora a domicilio y entre sus ingredientes figura la langosta, tres tipos de caviar, 8 tipos de quesos, el dicho coñac…

La pizza, de 20 centímetros de diámetro, es para dos personas y se acompaña de una botella de champagne Clos du Pensil 1995 Krug que ya casi cuesta 1.000 euros.

La segunda más cara tiene un valor de 2,000 dólares pues entre sus ingredientes se encuentran 24 quilates de oro, copos de foie gras, trufas y caviar. La pueden saborear en el exclusivo local Industry Kitchen del sur de Manhattan.

Como curiosidades de este plato italiano, los primeros escritos sitúan su invención en el sur de Italia, concretamente en Gaeta allá por el año 997 antes de Cristo.

En la antigua Grecia también se comía el llamado plakous, un pan aplanado tipo focaccia que se aderezaba con ajo, cebolla y hierbas.

Para el tomate habría que esperar al descubrimiento de América y ya sería en el Nápoles del siglo XVII cuando aparece la pizza tal como la conocemos en nuestros días. Lo de añadirle queso es relativamente nuevo, ya que no vendría hasta el año 1889

La pizza Margarita le debe su nombre a la reina Margarita de Italia que tras probar este alimento, el cual era considerado como un plato de pobres, pidió una versión más nacional, con la bandera del país. El resultado, base de tomate, queso y albahaca, los tres colores de la bandera italiana.

Fuentes: 20minutos, singular