Los responsables del diario GARA, que hoy cumple 20 años en los kioscos, han anunciado esta mañana, 30 de enero, un principio de acuerdo con la Seguridad Social para hacer frente a la deuda de Egin, que el juez Baltasar Garzón endosó al nuevo periódico cinco años después de cerrar de forma ilegal el primero. «Un duro golpe» que la dirección de GARA ha calificado de «expolio» y ante el cual ha pedido «amparo a las instituciones y apoyo a la sociedad vasca».

GARA (que en castellano significa Somos) es un periódico bilingüe editado en la ciudad de San Sebastián, en Guipúzcoa. Se caracteriza por ser un periódico de ideología socialista con una línea editorial afín a la izquierda independentista vasca.

Creado en 1999 para llenar el espacio dejado por el periódico de también editorial independentista y de izquierdas Egin, que había sido cerrado por orden judicial del juez Baltasar Garzón. En el marco del sumario 18/98, el juez Garzón había actuado contra el entramado de ETA, refiriéndose a los que consideraba diversos “instrumentos operativos” de la organización terrorista relacionados tanto con su soporte financiero como con la “difusión de los planteamientos de su estrategia”. Así, Garzón decretó el 14 de julio de 1998 el cierre del diario Egin (junto con la emisora de radio Egin Irratia y otras empresas relacionadas), considerando que estaban integradas en la estructura de ETA.

La mañana siguiente de su cierre, los trabajadores y trabajadoras de Egin y Egin Irratia sacaron una nueva publicación diaria, Euskadi Información, como forma de cubrir el vacío comunicativo causado. Al mismo tiempo, vieron la luz la iniciativa Egingo dugu (‘Lo haremos’) y la Fundación Baietz con el objetivo de recaudar dinero para crear un nuevo proyecto comunicativo más amplio, que se concretaría meses después en Gara.

Acabada la instrucción del caso Egin, la Audiencia Nacional rebajó la acusación de colaboración con banda armada, lo que hacía injustificado el cierre. Para entonces su empresa editora ya había entrado en bancarrota y su nicho de mercado había sido cubierto por el nuevo diario GARA, al que se le imputó la deuda con la Seguridad Social de Egin, nada menos que 4,7 millones de euros , con el argumento de que se había producido «una sucesión de empresas».

El nuevo diario nació después de una campaña popular tras la cual alrededor de 10.000 personas se convirtieron en accionistas del rotativo. El capital con el que partió el nuevo proyecto fue de mil millones de pesetas, aportados por esos accionistas populares, con el que se creó la empresa Euskal Komunikabideen Hedapenerako Elkartea (‘Asociación de Medios de Comunicación Vascos’). Esta empresa también ha llevado adelante el proyecto comunicativo digital Naiz.

Esta mañana, en el mismo día en que 20 años atrás vio la luz GARA, la dirección del periódico ha anunciado en rueda de prensa un principio de acuerdo con la Seguridad Social que supondrá realizar pagos de medio millón de euros cada seis meses durante los próximos años. Cuando se formalice el convenio de acreedores, el montante a pagar será de más de tres millones de euros. “Es más dinero que la masa salarial completa de todo un año, es decir, los sueldos de todos nuestros trabajadores y trabajadoras”, ha denunciado. Es un expolio y un ataque a la libertad de prensa», se puede leer en la declaración presentada por el director de GARA, Iñaki Soto.

Dirección de Gara haciendo la declaración oficial. San Sebastián, 30 de enero de 2018

En la declaración dada a conocer este mediodía, los responsables de GARA explican que se han «preparado para este momento», lo que no quita para considerarlo «un duro golpe». Ante lo que consideran un despropósito, han pedido «amparo a las instituciones y apoyo a la sociedad vasca», dado que, según afirman, en 2019 en Euskal Herria «solo una minoría autoritaria y marginal puede querer el cierre de medios de comunicación o la quiebra forzada de una empresa que da trabajo de manera directa e indirecta a más de 200 trabajadores».

La dirección del periódico ha recordado el contexto de «crisis permanente» de un sector «que ha realizado una reconversión a pulso», y ha considerado que ningún otro medio del entorno «podría soportar un golpe así». De ahí el agradecimiento «a las instituciones, organizaciones y personas» que han ayudado a abrir una vía de solución, así como «al resto de acreedores». «Seguimos necesitando su apoyo para lograr cerrar este triste episodio», se añade en la declaración.

«Seguimos necesitando su apoyo para lograr cerrar este triste episodio. […] Vamos a seguir peleando por ofrecer (a lectores y lectoras) un periodismo político, independiente y profesional».

Dirección de GARA

Con todo, en el texto se recuerda que, «pese a la discriminación», el periódico sigue siendo el segundo en los kioscos de Guipuzcoa y el tercero en Vizcaya, Álava y Navarra. También se subraya que ha realizado «la transición digital con éxito» y que en internet compite «con fuerza con empresas mucho mayores y que reciben muchas más ayudas».

«Pese al golpe, nuestra idea es seguir influyendo en el debate público, formando personas críticas y ejerciendo el control del poder».

Dirección de GARA

«Pese al golpe, nuestra idea es seguir influyendo en el debate público, formando personas críticas y ejerciendo el control del poder», se lee en la declaración dada a conocer por Soto, en la que se informa de la apertura de «un periodo de interlocución» con instituciones, partidos y sociedad civil». Un tiempo en el que también se desarrollará «una reflexión interna sobre cómo hacer frente a este golpe».

Los responsables de GARA han recordado que no han pedido más apoyo económico desde la fundación del periódico, tras lo cual han anunciando la apertura de «mecanismos para encaminar un apoyo eficaz y articular la solidaridad ante este ataque». «Vamos a seguir peleando por ofrecer (a lectores y lectoras) un periodismo político, independiente y profesional», se añade en una declaración en la que se pide apoyo «para mirar al futuro» desde un firme punto de partida: «Creemos en nosotros y en nosotras mismas».