Vivimos tiempos oscuros para el periodismo. Ya les hemos contado en varias ocasiones noticias sobre periodistas detenidos, encarcelados y asesinados por la simple labor de informar desde el lugar de la noticia. Hoy les hacemos eco de un nuevo trágico suceso. Un periodista mexicano,
Jesús Ramos Rodríguez, fue asesinado a tiros el pasado sábado en el estado de Tabasco, en la localidad Emiliano Zapata, en la costa del Golfo de México.

Ramos, locutor y conductor del programa de radio “Nuestra Región Hoy” se había reunido a desayunar con el exalcalde Armín Marín Sauri en el restaurante del Hotel Ramos, lugar que el periodista solía frecuentar. El agresor descendió rápidamente de un automóvil y se dirigió directamente hacia el periodista para dispararle. La Fiscalía de Tabasco ha pedido a la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Libertad de Expresión integrarse a la investigación.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) condenó el asesinato de Ramos y pidió a las autoridades “implementar medidas cautelares para salvaguardar la vida y seguridad de su familia, ofrecerles contención emocional, así como realizar una investigación exhaustiva del crimen, analizando en todo momento la línea vinculada con la labor periodística”.

Tabasco, que colinda con Guatemala y el Golfo de México, es territorio disputado por poderosos carteles narcotraficantes que, muchas veces con la connivencia de autoridades corruptas, se dedican también al robo de combustible, a la trata de personas y al secuestro y extorsión de comerciantes y migrantes.

Ramos, de 59 años y que era conocido popularmente como Chuchín, es el segundo periodista asesinado en México en lo que va del año. En enero, el director de una radio local, Rafael Murúa, fue asesinado y su cadáver fue desechado al lado de una carretera en el estado de Baja California Sur. Murúa había denunciado hostigamiento y amenazas y estaba bajo la custodia del organismo de protección del gobierno para periodistas y defensores de derechos humanos.

Durante el pasado sexenio del presidente Enrique Peña Nieto se produjeron 47 asesinatos de periodistas. En el mandato de Andrés Manuel López Obrador, que arrancó el pasado 1 de diciembre, han sido asesinados, contando a este locutor de Tabasco, cuatro periodistas.

Protestas por la impunidad de los asesinatos y agresiones a periodistas

Desde el año 2000 son ya 143 los periodistas asesinados en México. Este país actualmente se ubica en el séptimo lugar en el índice de impunidad de la Comisión Para la Protección de Periodistas, que lleva la cuenta de los casos no resueltos de asesinatos de periodistas como porcentaje de la población nacional de un país en donde es muy peligroso ejercer de periodista.