El Tribunal Supremo acoge a partir de hoy, 12 de febrero de 2019, el juicio a los 12 líderes independentistas catalanes por promover y organizar el desafío al Estado que culminó con el referéndum del 1 de octubre y la posterior declaración unilateral de independencia (aquí va un repaso a lo ocurrido aquellos días). El máximo órgano judicial español se encargará del proceso, uno de los más importantes de la democracia española y, desde luego, el acontecimiento que marcará la agenda política y de los medios durante los próximos tres meses, que es lo que se prevé que dure. El expresidente catalán Oriol Junqueras, los exconsejeros Jordi Turull, Raül Romeva, Joaquim Forn, Dolors Bassa y Josep Rull, la expresidenta del Parlament Carme Forcadell y los líderes de las asociaciones ANC y Òmnium, Jordi Sánchez y Jordi Turull, que llevan más de un año en prisión provisional, han sido acusados de rebelión, sedición, malversación y desobediencia. Los exconsejeros Santi Vila, Carles Mundó y Meritxell Borrás, que están en libertad, están procesados solo por malversación y desobediencia. El expresident Carles Puigdemont y el resto de exconsejeros huidos solo serán juzgados si regresan a España.

Las penas a las que se enfrentan van, por ejemplo, desde los 25 años de cárcel que la Fiscalía pide para Oriol Junqueras, principal acusado, hasta los 12 que solicita para él la Abogacía del Estado. (Vox, que ejerce la acusación particular, quiere 74). ¿Por qué esta diferencia? Porque la Fiscalía acusa a nueve de los doce procesados de rebelión al entender que hubo violencia durante el proceso, pero la Abogacía (que cambió de criterio en la instrucción) ve solo sedición, delito que conlleva penas más bajas; y ahí, en determinar si los hechos fueron violentos o no, estará la clave del juicio. Con estrategias distintas entre sí, las defensas de los acusados sí sostendrán de forma consensuada que los procesados no cometieron ningún delito, que no existió ni se incitó a la violencia, que las movilizaciones fueron pacíficas y que actuaron de forma democrática por la falta de diálogo del Gobierno de Mariano Rajoy.

Quim Torra llegando al supremo

A lo largo de los próximos meses serán llamados a declarar más de 500 testigos, entre ellos el propio expresidente Rajoy, su exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y varios altos cargos catalanes. El juicio se celebrará ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo, presidida por el juez Manuel Marchena e integrada por seis hombres y una mujer. Interior ha reforzado la seguridad en el perímetro del Tribunal ante un juicio que ha generado enorme expectación: hay 600 periodistas acreditados de 150 medios de comunicación distintos, 50 de ellos internacionales. Las sesiones se podrán seguir en directo por streaming.

[Actualización 13/02/19]

La intervención de las defensas abrió el juicio contra los 12 líderes independentistas que comenzó ayer en el Supremo. Los letrados dedicaron su tiempo a cuestionar la imparcialidad del Alto Tribunal y a denunciar una “causa general” contra el independentismo, en una serie de discursos que mezclaron argumentos técnicos con alegatos políticos. El primer día del juicio fue, también, un día de gestos: los 12 políticos en el banquillo de los acusados; la llegada a la sala del presidente la Generalitat, Quim Torra, rechazado por varios encausados; la concentración en los alrededores del Supremo sin esteladas a la que asistió también el presidente del Parlament, Roger Torrent; las protestas a favor y en contra a las puertas del Tribunal; las manifestaciones en Cataluña y los cortes en el tráfico provocados por los CDR en protesta por el juicio; o los dos observadores internacionales que se colaron en la sala como público ante la negativa del Supremo a darles trato preferente. Quim Torra dijo que el proceso es una farsa y un acto de venganza del Estado. También apareció Carles Puigdemont, que atacó a la Justicia española desde Berlín, donde el lunes por la noche entregó un premio al documental español de Netflix ‘Dos Cataluñas’; sus productores devolvieron ayer el galardón incómodos por el uso partidista, dicen, que el expresident ha hecho de la cinta. El juicio se retomará hoy en el Supremo y será el turno de las acusaciones (Fiscalía, Abogacía del Estado y acusación particular).

[Actualización 14/02/19]
Segundo día de juicio al procés. El fiscal Javier Zaragoza reprochó a los abogados de los 12 acusados que pretendan “crear una visión distorsionada de la realidad para desprestigiar y desacreditar a la Justicia española”; subrayó que “este es un juicio en defensa de la democracia” y negó que los acusados estén siendo juzgados “por sus ideas”. Tras la intervención de los abogados del Estado y de los de la acusación particular, que ejerce Vox, el presidente del Tribunal suspendió la sesión hasta esta mañana, que será cuando declare el primero de los acusados, el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras. Fuera del Tribunal Supremo, el presidente catalán, Quim Torra, concedió en Onda Cero. El presidente catalán ha acabado acorralado por Carlos Alsina.