Tal día como hoy, el 11 de febrero de 1979,  en Irán, el ayatollah Jomeini, tras el triunfo de la revolución, toma el poder absoluto del país y proclama la República Islámica de Irán.

Ruhollah Musaví Jomeini fue una figura clave para el triunfo de la revolución y su regreso del exilio el 1 de febrero de 1979 constituyó la estocada final a la dinastía del monarca Mohamed Reza Pahlevi. Las imágenes del clérigo descendiendo con su barba de profeta blanca y envuelto en una túnica negra las escalerillas del avión de Air France que le llevó desde París a Teherán son icónicas. “Volveré a mi país cuando se marche el Sah”, había anunciado días antes desde Francia.

Cuando Jomeini pisó tierra iraní, hacía apenas un par de semanas que el Sah había huido en helicóptero desde su palacio de Niavaran y aunque sus fuerzas seguían manteniendo cierto control en el país estaban mermadas y cada vez más desmoralizadas. La rendición final llegó solo diez días después.

El ayatolá Jomeini a su llegada al aeropuerto de Teherán

Fuente: El Periódico