Desde la primera prueba nuclear el 16 de julio de 1945, al menos ocho naciones han efectuado 2.056 ensayos en docenas de plataformas de prueba desde Lop Nor en China, a los atolones del Pacífico, Nevada, Argelia, donde Francia realizó su primera dispositivo nuclear, Australia occidental, donde el Reino Unido explotó las armas nucleares, el Atlántico Sur, Semipalatinsk en Kazajistán, Rusia y otros lugares.

La mayoría de los sitios de prueba se encuentran en las tierras de los pueblos indígenas y lejos de las capitales de los gobiernos que efectúan la detonación. Muchas de las primeras bombas atómicas (528) fueron detonadas en la atmósfera, esparciendo materiales radioactivos a través de la atmósfera. Muchas explosiones nucleares subterráneas también han emitido material radioactivo al aire y han dejado contaminación radiactiva en el suelo.

A través de las explosiones de prueba nuclear, las naciones nucleares han podido testar nuevos diseños de ojivas y crear armas nucleares cada vez más sofisticadas. En 1996, se concluyeron las negociaciones sobre el Tratado de prohibición completa de los ensayos globales (CTBT) y el tratado se abrió a la firma el 24 de septiembre de 1996. El CTBT, que prohíbe “cualquier explosión de ensayo de armas nucleares o cualquier otra explosión nuclear” y estableció un acuerdo internacional. El sistema de seguimiento y verificación de pruebas aún no ha entrado en vigor.

Desde la firma del CTBT solo tres países – la India, Pakistán y Corea del Norte – han vuelto a detonar bombas atómicas, escudándose con el pretexto de que no son signatarios del Tratado.

Fuente: Arms Control Association