No falla, es entrar en cualquier urinario público de biblioteca, gasolinera o bar y encontrarlos, en puertas, espejos o paredes, genitales masculinos dibujados. De todas clases, grandes pequeños, realistas, abstractos, rasurados o con pelo púbico a lo afro. Toda una tradición que podríamos considerar de inmadurez… cosas de críos.

Pero ¿Por qué es tan común encontrar estos dibujos? ¿Cuándo surgió esta fálica obsesión? Pues las últimas noticias han sorprendido a muchos ya que vienen de mucho mucho tiempo atrás. Recientemente un grupo de arqueólogos de la Universidad de Newcastle (Inglaterra) ha descubierto un pene tallado en un muro de hace 1.800 años cerca del Muro de Adriano en el condado de Cumbria. Pudo ser obra de un soldado romano, en esa cultura, el símbolo del falo, significaba buena suerte y dominación, y se utilizaba para alejar la desgracia. Así, era algo común ver penes dibujados por las paredes.

Esa simbología metafórica quedó perdida con el paso de los siglos para ser un componente pictórico puramente gamberro y divertido de niños y sobretodo adolescentes. Los dibujos sexuales de los aseos han servido incluso de inspiración para curiosos spot de concienciación para el uso de preservativos.

Y llegó la tecnología, ¿Recuerdan el Paint? Un programador ha realizado una herramienta muy parecida llamada Penint, pero al terminar de realizar tu dibujo lo convierte en un pene…si, así, tan simple como surrealista.

Con los geoposicionadores en los smartphones y las app de runners también se pueden hacer dibujitos fálicos mientras te pones en forma.

También existen artista de este peculiar estilo que hacen sus dibujos a gran escala. El pasado mes de octubre, los habitantes del mar de Salton (un lago artificial en el Sur de California) levantaron la vista para ver una extraña pero familiar figura en el cielo. Unos pilotos dibujaron en el cielo con sus avionetas un pene de unos 20 kilómetros de largo.

No son los únicos que dieron rienda suelta a su don artístico con avioneta. Un piloto de una escuela de aviación en Adelaida (Australia), quiso decir al mundo de alguna manera lo aburrido que estaba y dibujó durante tres horas y cientos de kilómetros el mensaje I’m bored (estoy aburrido), coronado con dos penes como se pudo ver en el historial del radar.

Quizás estos pilotos tuvieron la idea de hacer estos dibujos al sobrevolar la localidad de Marcus Hill, al sur de Australia, donde en el fondo de un lago, ya seco, se encuentra dibujado un enorme falo de 60 metros.