Estamos a viernes y seguro que a estas alturas estáis ya deseando que llegue mañana para poder recuperar todas las horas de sueño que habéis perdido durante la semana.

Pues siento deciros que dormir más durante el fin de semana no compensa la falta de sueño de días anteriores, o por lo menos esa es la conclusión a la que han llegado una serie de investigadores de la Universidad Boulder Colorado (EE.UU.).

En un estudio publicado en la revista científica Current Biology, los investigadores aseguran que “alternar ciclos de privación y de recuperación de sueño resulta perjudicial para la salud”. Es más, afirman que dormir durante el fin de semana para intentar recuperar el sueño perdido entre semana, es una práctica peligrosa, ya que puede ayudar a desarrollar enfermedades como diabetes y obesidad, incluso muchos otros estudios relacionan el dormir poco con riesgos cardiovasculares o el Alzheimer.

Dormir más durante el fin de semana no compensa la falta de sueño de días anteriores. FREE-PHOTOS

Pero en torno al sueño hay otras cosas que no conocemos y por eso hoy, en el Día Mundial del Sueño, queremos recopilar algunos de los mitos y leyendas más escuchados en torno al “estado de reposo” y que seguro no sabíais.

Es verdad que el sueño tiene la función principal de preservar la salud y mientas dormimos se producen en nuestro cuerpo cambios hormonales y metabólicos que nos ayudan a que luego, cuando estamos despiertos, podamos tener un buen funcionamiento. Por eso, cuando no logramos descansar bien, nuestra salud física, mental y emocional se resiente.

Como curiosidad hay que saber que todo el mundo sueña una media de cuatro o cinco veces por noche, pero no todos los sueños se recuerdan y sí que es verdad eso que dicen de que para acordarse del sueño hay que despertar justo en el momento en el que se está soñando. Por lo menos eso es lo que dice un estudio francés publicado por la Academia de Oxford y realizado por un equipo liderado por Perrine Ruby del Centro de Investigación de Neurociencia de Lyon, que estudiando la actividad cerebral, ha descubierto que aquellas personas que pasan la noche en un estado de vigilia recuerdan más sueños que los que duermen profundamente, ya que “el cerebro dormido no es capaz de memorizar nueva información; tiene que despertar para poder hacer eso”.

¿Y que hay de cierto en esa afirmación que dice que tener sexo ayuda a conciliar el sueño?, pues según el director de la Unidad de Alteraciones del Sueño del Hospital General de Cataluña, Eduard Estivill , el sexo antes del dormir solo ayuda a conciliar el sueño a los hombres, mientras que a las mujeres las perjudica. Tras el orgasmo, en los hombres se acelera el proceso de descanso, mientras que en las mujeres, lo que ocurre es que se aceleran más, permanecen más tiempo estimuladas y por lo tanto, llega en ellas más tarde el proceso de relajación.

En cuanto a las horas de sueño, no hay todavía un parámetro fijo que nos diga cuanto tiene que dormir cada cuerpo, pero si que se sabe que la exigencia de sueño que tiene el organismo está entre las 5 o 6 horas y las 9 y 10. Además, tampoco se ha probado científicamente que cuanto más se duerme más sueño se tiene, pero si que se sabe que dormir poco puede causar problemas de ansiedad, depresión o déficit de atención.

Por todo esto, todos los años, el viernes anterior al equinoccio de marzo se conmemora el Día Mundial del Sueño, con actividades que lo que pretenden es llamar la atención sobre los distintos problemas que acarrea el dormir mal .

Nosotros para conmemorar este día lo único que queremos, es que nadie se quede dormido antes de terminar de leer este artículo y que esta noche soñéis bonito.