Fue el 16 de Abril de 1945 cuando las tropas soviéticas decidieron avanzar sobre la ciudad por dos frentes para terminar con el ejército nazi. Esta acción se realizó en la recta final de la Segunda Guerra Mundial, cuando Alemania ya estaba cerca de ser derrotada. Los cañones y aviones rusos bombardearon cada palmo de la ciudad para intentar acabar con los que allí se habían atrincherado y se resistían a rendirse.

Hitler quiso llevar a cabo alguna maniobra para intentar frenar a el ejército soviético o por lo menos intentar alejarlo de la ciudad, pero sus esfuerzos no le sirvieron de mucho y finalmente terminó dándose por vencido y aceptando que había perdido la guerra.

Los rusos terminaron con el ejército alemán entre los días 24 y 25 de abril y algunas de las consecuencias directas de esta victoria fueron el final de la Segunda Guerra Mundial y del régimen nazi.